Cuando Mao orientaba el antifranquismo

Por Carlos Madrid (@carlosmartnez90)

Sus ojos encierran esa simpatía que debieron tener cuando militaba en el grupo antifascista, cuando todavía creía que el maoísmo certificaba un mundo mejor. Su sonrisa, su risa, acercan imágenes de lo que debió ser aquella Ana Puértolas veinteañera, recién estrenada en la vida, que comenzaba sus andanzas universitarias. Esta juventud que aún anida en ella, le trae quizá por un instante a la memoria su primera entrevista, donde fue plagada de nervios ya que “¡iba a entrevistar al gran Manu Leguineche!”. Pero eso son otras historias, zanja.

Más de 50 años después, Ana recrea en ‘El grupo. 1964-1974’ (Anagrama) la década que supuso su militancia dentro de una fracción universitaria en Madrid de tendencia maoísta a través de una biografía novelada. “Hay una parte de hechos reales, pero todo está ficcionado.”

P1030187_2.JPG

Seguir leyendo “Cuando Mao orientaba el antifranquismo”

Jordi soler: “El humor es un arma que los novelistas no debemos desechar”

Por Carlos Madrid (@carlosmartnez90)

Una cadena de asesinatos con dos características idénticas: una media azul y los ojos sacados de su lugar natural para acabar en la boca. Un detective desnivelado, con fuertes adicciones al whysky y a la cocaína, con una familia desestructurada. Una jefatura de policía llena de personajes desastrosos, en la el detective tiene retales de héroe. Un hijo que funciona como contrapeso del detective, el único que se atreve a encararle con el fin de que encauce su vida. La ciudad de México DF como escenario, donde tanto la crueldad como los asesinatos, por desgracia, son rutinarios.

Jordi Soler hace acopio de todos estos ingredientes para incrustarse por primera vez en la novela negra con ‘¡Pinches jipis!’ (Malpaso). Una novela cargada de crudeza, rebajada con tono de humor; de muerte, pero también de reconciliación; y de parodia, porque si no, como dice el autor, “sería ridículamente oscura”.

Jordi_SOler.jpg
Seguir leyendo “Jordi soler: “El humor es un arma que los novelistas no debemos desechar””

Luisgé Martín: “Durante la Movida hubo personas como Almodóvar que podían haber abierto una línea a favor de los homosexuales, pero no se atrevieron”

Por Carlos Madrid @CarlosMartnez90

La existencia de Luisgé Martín no tuvo que ser fácil. Lo hubiera sido, si le hubiera tocado vivir en una sociedad madura. Pero para la cultura de los años 70-80 tenía una tara imperdonable, una indecencia; ser homosexual. Desde el primer alumbramiento a los 15 años sobre su tendencia sexual, se juró a sí mismo que el silencio lo acompañaría perpetuamente, y su vida se trocó en una batalla constante por ser una persona normal. Ya adulto, y tras mucho dolor, reparó que su vida, ésa que suponía del revés, era igual de derecha que cualquier otra, y decidió romper a viva voz su silencio a través de una confesión plagada de una sinceridad y una honestidad descarnadas. La ironía se la reservó para el título; ‘El amor del revés’ (Anagrama).

_MG_5073 bw2.jpg
Foto Sara Baquero Leyva

Seguir leyendo “Luisgé Martín: “Durante la Movida hubo personas como Almodóvar que podían haber abierto una línea a favor de los homosexuales, pero no se atrevieron””

Miqui Otero: “Las novelas sirven para explicar muchas formas de vivir la misma realidad”

Por Carlos Madrid (@carlosmartnez90)

La prosa de Miqui Otero nace y muere en Barcelona; se asienta en la ciudad para hacérsela cercana a los extraños, y natural a sus semejantes. Por eso, cuando en una noche no especialmente feliz contempló los focos que iluminaban su Barcelona lo tuvo claro; cimentaría una novela en la que los protagonistas serían esos haces de luz, esos ‘Rayos’ (BlackieBooks). Esos focos significaban la llegada del fin de semana, pero también una metáfora sobre la amistad: al margen del sentimiento, los Rayos (su grupo de amigos) estarían visibles de manera permanente. Además, esclarecían los contrastes existentes en la ciudad condal; aquellos lugares en los que la luz de los focos no llega, donde se vive al margen.

Miqui Otero RAYOS 11 fot Dani Canto.jpg
Foto Dani Cantó

Seguir leyendo “Miqui Otero: “Las novelas sirven para explicar muchas formas de vivir la misma realidad””

Jorge Volpi: “Abraham debió de ser el primer proxeneta de la historia según la Biblia”

Por Carlos Madrid (@carlosmartnez90)

La atrocidad descrita en verso para crear mayor contraste, para romper con todo lo poéticamente establecido. El verso para denunciar la situación que se vive desde tiempos inmemoriables en Tenancingo, un pequeño municipio mexicano donde los padres enseñan a sus hijos a ser proxenetas, y a sus hijas a ser mercancía. Y a exportarlas. A exportarlas para ser explotadas en los campos de fresas de Estados Unidos. El verso, en el lugar de la prosa, para no caer en el amarillismo, para buscar nuevos recovecos en la literatura que nos ayuden a digerir historias tan lacerantes. El verso para narrar una historia de ficción, pero con mucho de denuncia real. El verso para novelar ‘Las elegidas’ (Alfaguara), de Jorge Volpi (México, 1968).

_MG_0299 bw.jpg
Fotografía de Sara Baquero Leyva

Seguir leyendo “Jorge Volpi: “Abraham debió de ser el primer proxeneta de la historia según la Biblia””

Eduardo Sacheri: “Me siento más cómodo con protagonistas que me caigan bien, que encarnen ciertos valores”

Por Carlos Madrid (@carlosmartnez90)

Para leer a Eduardo Sacheri (Buenos Aires, 1967) es necesario poner el foco en la persona, en lo humano; su literatura está impregnada de afecto, de valores; de relatos abrigados con la certeza de que “aunque la vida tenga un contenido muy trágico”, lo único que nos puede salvar son los lazos que creamos. Así, germina una novela muy cercana, de primer plano, de la pequeña escala.

En ‘La noche de la Usina’, novela con la que ha ganado el premio Alfaguara 2016, estos lazos son encarnados por una serie de personajes conmovedores, a la par que descabellados, que residen en O’Connor, su Macondo particular. La primera vez que sumergió su obra en este pueblo fue en 2007, con ‘Aráoz y la verdad’. Ahora, con esta flamante obra, recupera la pequeña ciudad durante el corralito del 2001 para relatarnos una historia de venganzas: un grupo de vecinos se propone reunir el dinero necesario para llevar a cabo un proyecto que les sacará de la pobreza, pero justo en medio del corralito, sufren una estafa por parte del directivo del banco y un empresario. Esto les llevará a embaucarse en una serie de aventuras quijotescas para poder recuperarlo.

_MG_0377 bw1.jpg
Fotografía de Sara Baquero Leyva

Seguir leyendo “Eduardo Sacheri: “Me siento más cómodo con protagonistas que me caigan bien, que encarnen ciertos valores””

Bru Rovira: “Cualquier persona puede tener un trasfondo interesante”

Por Carlos Madrid (@carlosmartnez90)

Periodismo de calle. Periodismo real. Periodismo con rostro humano. Periodismo del que se involucra, del que no se centra sólo en la noticia momentánea, del que se queda al después. Del que busca un contexto y un porqué. El que se empapa de las vidas, el que rebusca, remueve, pregunta. Pero sobre todo, del que escucha. Periodismo que lucha por contar bien las historias. Periodismo con belleza. Ése que desafortunadamente se está muriendo. Ése que desafortunadamente estamos matando.

El periodista Bru Rovira traza una novela ambientada en los barrios pobres de Barcelona llena de ternura y violencia; de fracasos, pero sobre todo de éxitos, para dar voz a una serie de personajes excluidos socialmente, que tienen mucho que contar, y que repiten una y otra vez ‘Solo pido un poco de belleza’ (Ediciones B).

_MG_0022 bw.jpg
Fotografía de Sara Baquero Leyva

Seguir leyendo “Bru Rovira: “Cualquier persona puede tener un trasfondo interesante””