Luis Eduardo Aute: “Ahora la gente está alejada de la poesía porque está abducida por la tecnología que es el nuevo dios y el fútbol su religión”

Por Elena Gómez (@elenitagn)

Migas poéticas que con escasas palabras te golpean la mente y te empapan el pensamiento de reflexiones necesarias sobre cuestiones populares, pero poco reposadas: la existencia de Dios, los mercados, la tecnología o la política.  Un llamamiento a volver a recuperar la esencia de la vida, la vuelta al conocimiento y de aprender “no para saber más que el otro, sino más del otro”. Migas que marcan el camino de regreso a casa, a los valores perdidos.  Todo ello forma parte de ‘SEXtO ANIMAL’ (Espasa), un bicho-libro repleto de poemigas que podrían haber sido poemas o canciones y finalmente decidieron ser lo que fueron.

Aute (c) Jorge Cano

Empezando por la portada del libro se puede observar dibujado un pez con piernas, ¿tiene algún significado especial?

Sí, es una sirena invertida de René Magritte, un poco como representación de los juegos de palabras que hago donde agarro las palabras y les doy la vuelta. Por ejemplo, el título de “animal” es por varios motivos: uno, porque cambiando el orden de las letras es Manila que es la ciudad donde nací y leída la palabra de derecha a izquierda es “Lámina” y en el libro hay láminas con dibujos y  fotos. Luego porque la palabra animal siempre se ha interpretado de forma errónea porque cuando alguien le está llamando a otra persona “animal” no le está insultando, le está dando un piropo. La palabra animal como decían cuando yo era pequeño: las personas buenas cuando mueren van al cielo, las malas al infierno, las medio malas van al purgatorio (que creo que no existe), los niños sin bautizar al limbo (que creo que tampoco existe) y los animales no iban a  ningún sitio porque no tenían alma, y eso es una barbaridad porque la palabra “animal” viene del latín “ánima” que quiere decir “alma”. Los que no tienen alma son los que dicen que los animales no tienen alma.

Quizás hoy en día la gente está perdiendo esa parte más animal, intuitiva, poética…

La más espiritual. Animal viene del latín alma, espíritu.

Y, ¿por qué el SEXtO?

Primero porque ya van seis libros y segundo porque si ves la “t” está en diminutivo por lo que se  puede leer “sexo animal”.  Hago referencia al sexo sobre todo en la parte más gráfica, de los dibujos del libro.

¿Supone apelar a la parte más básica del ser humano?

La más esencial porque no existiríamos sin el sexo. Del sexo venimos todos y a lo largo de la vida andamos buscando sexo desesperadamente, incluso en algunas ocasiones nos casamos para tenerlo asequible y gratis relativamente. Luego porque también hay teorías que dicen que el trance a la otra vida es un trance orgásmico, de modo que venimos del sexo y al sexo vamos.

Esa parte más metafísica de a dónde vamos, se pone en cuestión en las dioserías.

Sí, son textos más reflexiones poniendo en cuestión la existencia de Dios. Porque, por ejemplo, es una tontería desarrollar una teoría atea porque ya la palabra teoría incluye la palabra “teo” que es Dios. Como ves los “poemigas” son juegos conceptuales de palabras, simplemente fijarse en las palabras, darles un poco la vuelta y ver qué otra lectura pueden tener.

Igual que cuando decía que “el protagonista de la vida es la muerte”

Claro, los contrarios se necesitan uno al otro, no existe el uno sin su contrario, por el mero hecho de nacer ya estamos muriendo.

Y a la hora de escribir estos poemigas sobre temas tan potentes como son la crisis política, los mercados o la existencia de Dios, ¿es difícil concentrar reflexiones sobre estos temas en tan solo 5 líneas?

De eso se trata un poco, del tópico de “lo bueno si es breve dos veces bueno” y un poco voy a eso, a la expresión mínima. Si puedo decir algo con tres palabras mejor que con veinte.

El proceso en sí, ¿es complicado?

Es complicado porque en estos textos a los que llamo “poemigas”, que son como miguitas poéticas, intento contar lo máximo posible con el mínimo de palabras y le doy muchas vueltas, vueltas y revueltas hasta llegar a la esencia de lo que quiero contar. Tiene que ser muy sintético y que contemplen varias lecturas, distintas interpretaciones de lo que cuento, que se abran ventanas.

El estilo es muy similar a las greguerías.

Son un poco greguerías, un poco aforismos, un poco haikus, un poco aerolitos, un poco unas cosas que escribía Yoko Ono que llamaba piezas. Es un formato que se usa mucho.

Entrando en la temática, si algo destaca es la transversalidad del ser humano como protagonista del libro en todos los bloques en los que se divide.

Sí, porque sin ser humano no hay observación posible. El universo existe porque el ser humano existe. Es más, hace falta más de un ser humano para que esto sea así, para contrastar los dos lo que están viendo. Un ser humano puede ver el universo, las estrellas y a él mismo, pero necesita la existencia de otra persona para comparar y decir “lo que tú ves yo también lo veo”. Es decir, si no existieran dos seres humanos en el universo el universo no existiría. Al final sin el “yo” nada existe. El concepto de “yo” es el que todo lo crea.

Otro tema importante es la ética. Defiende la ética poética porque de lo contrario sería cirugía estética.

El concepto de ética está prácticamente desaparecido. No se contempla en esta jungla en la que vivimos. Lo último que se puede ser es ético porque te las dan todas del mismo lado. Es más una cuestión de estética que de ética para la supervivencia.

Reclama un poco la vuelta a los valores románticos.

No tanto románticos, que también, pero sí más esenciales. La necesidad de recuperar el sentido de la vida, la razón de ser de la existencia porque andamos cada vez más lejos del sentido de la vida, estamos en la cultura del entretenimiento. Ya sabes que en Estados Unidos la palabra “cultura” prácticamente no existe, se llama “entertainment”. Cuando se trata de todo lo contrario que es reflexionar y no de entretenerse. Entonces estamos en una sociedad que nos invita constantemente a lo superfluo, a lo innecesario, lo anecdótico y se trata de todo lo contrario.

Yo siempre digo que cuando se inventó internet decían que es todo un proceso para navegar hacia fuera, recabar datos y obtener más información; y en esas estamos con sobredosis de información. Yo creo que debería ser lo contrario, navegar hacia dentro para recabar datos y obtener más conocimiento. Nada tiene que ver el conocimiento con la información. El conocimiento es reflexión, es consciencia, es el recuperar el sentido de la vida, y la información es disiparse, perderse en el bosque perdiendo la capacidad de valorar el árbol. Es verdad que los árboles no dejan ver el bosque, pero estamos todos tan emboscados que ya no vemos el árbol cuando es todo: el árbol de la vida, del conocimiento, del bien y del mal, el árbol del ahorcado, el árbol que da oxígeno, etc. Estamos perdiendo esa esencia.

Pero, la información es poder.

La información es poder, claro que sí, y como estamos en una sociedad de ganadores y perdedores hay que ser poderoso porque si no te aproximas al poder o no te acercas a Panamá con tus dineros, eres un paria. Ésa es la sociedad en la que estamos metidos.

Entonces la idea de poder que se refleja en sus textos es negativa.

Ya lo estamos viendo en el caso de toda esta gente que tiene tanto poder y tanto dinero que, en vez de ser libre, acaba esclavizada por su propio poder y algunos de ellos en la cárcel. El poder es una palabra terrible, ya de por sí suena mal. Después el ejercicio de poder es tremendo porque quiere decir que hay unos que pueden sobre otros, que se tienen que joder porque no pueden. Ése es otro poemiga de otro bicho-libro anterior llamado “joder con el poder”.

En esta sociedad mercantilista tienes que tener un poder económico y los que no logran ese poder económico son considerados perdedores y entonces vivimos en un mundo lleno de gente que se siente perdedora por ello. A veces parece como si fueran desahuciados y eso me parece terrible. El que puede comprar se supone que va a ser más feliz, se valora el hecho de poseer por encima del ser, cuando es al revés.

Además de a los mercados en el libro se aprecia una fuerte crítica hacia los políticos y su falta de escrúpulos llegando a decir que “en la cabeza tienen votos y en el corazón bótox”. ¿Hay esperanza?

¿Tú que crees después de haber leído eso?

Ninguna.

Más claro no lo puedo decir.

¿Este libro puede ser un llamamiento para que pongamos la atención en lo verdaderamente importante?

Puede ser, aunque debería haber más libritos como éstos. Si seguimos en la dinámica en la que estamos nos estrellaremos porque esto va directamente al abismo. Hay que recuperar el sentido de la vida y preguntarse “¿para qué estoy aquí?” e intentar ser feliz, no hacer el mal a los demás, pero para que eso suceda tiene que haber una crisis total. No sé cuándo va a ser, ni cuándo ni dónde, pero tendrá que ser.

A la hora de elegir los temas de cada bloque, ¿le guió algún motivo en especial?

No, voy escribiendo, los guardo en un cajón, luego los vuelvo a mirar, vuelvo a jugar con las palabras… Unas veces acaban siendo canciones, otras veces poemas y los que no van a un sitio ni a otro acaban siendo poemigas.  Luego los voy reuniendo por temas cuando veo que ya van cogiendo cuerpo de libro. Según sean de metafísica, política, sexo,… los voy agrupando.

¿La sociedad necesita más poesía para asimilar ciertos temas de una manera más reflexiva y no tan dramática?

Yo creo que es muy aburrido vivir la vida sin ninguna escapada hacia otros ámbitos un poco más armónicos. Lo que nos distingue de las bestias (que no de los animales) es que somos capaces de ser sensibles a la magia, a la poesía, al arte, a la belleza. Y tener una dimensión poética en la vida es poder alcanzar esos ámbitos, la capacidad de imaginar y desarrollar más sensibilidad con uno mismo, la capacidad de meterte en el lugar del otro, de pasar al otro lado del espejo. La poesía es esencial en la vida. Ahora la gente está muy alejada de ella porque está abducida por la tecnología que es el nuevo dios y el fútbol su religión.

El opio para el pueblo…

Ojalá fuera opio porque al menos produce ensoñaciones. El fútbol es la bruticia del ser humano, y eso que me gusta ver un buen partido, pero ahora el nivel de fanatismo es terrible.

 ¿Es su último bicho-libro?

No, ya hay un séptimo empezado que no sé cuándo saldrá, espero que un par de años si todavía sigo en este planeta.

Claro que sí

Eso nunca se sabe, mira a Prince con 57 años…

Eso es cierto, entonces sólo nos queda vivir intensamente el día a día

Mejor noche a noche.

Recomendación literaria:

‘El doctor Jekyll y míster Hyde’ de Robert Louis Stevenson: Es uno de los mejores libros que leí de pequeño y  creo que todos tenemos un Jekyll y un Hyde dentro, al final somos un conflicto de contrarios.

 

Sigue todas las novedades del blog ‘Leer para contarlo’ pinchando aquí: Twitter y Facebook

 

4 comentarios en “Luis Eduardo Aute: “Ahora la gente está alejada de la poesía porque está abducida por la tecnología que es el nuevo dios y el fútbol su religión”

  1. Gracias a entrevistadora y entrevistado! Linda charla y un ejemplo de que en internet, por difícil que le parezca al maestro Aute, también cabe mucha información con la que vale la pena toparse. Felicidades y ojalá que en un par de años él nos ponga al día acá mismo de los detalles de su séptima revolución.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s