Cuando Mao orientaba el antifranquismo

Por Carlos Madrid (@carlosmartnez90)

Sus ojos encierran esa simpatía que debieron tener cuando militaba en el grupo antifascista, cuando todavía creía que el maoísmo certificaba un mundo mejor. Su sonrisa, su risa, acercan imágenes de lo que debió ser aquella Ana Puértolas veinteañera, recién estrenada en la vida, que comenzaba sus andanzas universitarias. Esta juventud que aún anida en ella, le trae quizá por un instante a la memoria su primera entrevista, donde fue plagada de nervios ya que “¡iba a entrevistar al gran Manu Leguineche!”. Pero eso son otras historias, zanja.

Más de 50 años después, Ana recrea en ‘El grupo. 1964-1974’ (Anagrama) la década que supuso su militancia dentro de una fracción universitaria en Madrid de tendencia maoísta a través de una biografía novelada. “Hay una parte de hechos reales, pero todo está ficcionado.”

P1030187_2.JPG

Seguir leyendo “Cuando Mao orientaba el antifranquismo”

Jordi soler: “El humor es un arma que los novelistas no debemos desechar”

Por Carlos Madrid (@carlosmartnez90)

Una cadena de asesinatos con dos características idénticas: una media azul y los ojos sacados de su lugar natural para acabar en la boca. Un detective desnivelado, con fuertes adicciones al whysky y a la cocaína, con una familia desestructurada. Una jefatura de policía llena de personajes desastrosos, en la el detective tiene retales de héroe. Un hijo que funciona como contrapeso del detective, el único que se atreve a encararle con el fin de que encauce su vida. La ciudad de México DF como escenario, donde tanto la crueldad como los asesinatos, por desgracia, son rutinarios.

Jordi Soler hace acopio de todos estos ingredientes para incrustarse por primera vez en la novela negra con ‘¡Pinches jipis!’ (Malpaso). Una novela cargada de crudeza, rebajada con tono de humor; de muerte, pero también de reconciliación; y de parodia, porque si no, como dice el autor, “sería ridículamente oscura”.

Jordi_SOler.jpg
Seguir leyendo “Jordi soler: “El humor es un arma que los novelistas no debemos desechar””

Berta Vias Mahou: “Es una historia dolorosa, como casi cualquier aprendizaje”

ep3jrtm

Por Elena Gómez (@elenitagn)

El pasado se esconde tras la mirada hasta confeccionar el cristal a través del cual vemos el presente. En “La mirada de los Mahuad” (Lumen), la mirada atormentada que guarda dolor en el fondo y dureza en la forma será la narradora omnisciente, de una historia en la que los sueños conviven con la muerte y el amor con el dolor. En palabras de la autora, Berta Vias Mahou, es “una mirada aviesa, fría, inquietante, propia de personas que, por haber vivido ciertos hechos atroces de la historia de Europa o un trauma en sus primeros años de vida, aprendieron a desconfiar. A tener miedo. Una mirada dura y a veces perversa. El que tiene miedo a menudo acaba haciendo daño”. Como Elba, la protagonista, con la que Berta se identifica pero no se define plenamente, al igual que Flaubert no era Madame Bovary. Ni K era Kafka, aún siéndolo. “Elba es ficción. Tiene su propia personalidad”, defiende la autora, aunque ambas sean omníricas, se alimentan de sueños. Mezclando hechos, lugares y personajes singulares que conviven entre lo onírico y la realidad. Reflexionando en la novela sobre “si es que los sueños no se cumplen porque alguien nos los ha robado o porque simplemente hace mucho que perdimos la capacidad no sólo de hacer que se cumplan, sino incluso de soñar. Hasta que uno se da cuenta de que esa usura irreparable la ejerce el tiempo y, en todo caso, uno mismo, nunca los demás”.

Seguir leyendo “Berta Vias Mahou: “Es una historia dolorosa, como casi cualquier aprendizaje””

Luisgé Martín: “Durante la Movida hubo personas como Almodóvar que podían haber abierto una línea a favor de los homosexuales, pero no se atrevieron”

Por Carlos Madrid @CarlosMartnez90

La existencia de Luisgé Martín no tuvo que ser fácil. Lo hubiera sido, si le hubiera tocado vivir en una sociedad madura. Pero para la cultura de los años 70-80 tenía una tara imperdonable, una indecencia; ser homosexual. Desde el primer alumbramiento a los 15 años sobre su tendencia sexual, se juró a sí mismo que el silencio lo acompañaría perpetuamente, y su vida se trocó en una batalla constante por ser una persona normal. Ya adulto, y tras mucho dolor, reparó que su vida, ésa que suponía del revés, era igual de derecha que cualquier otra, y decidió romper a viva voz su silencio a través de una confesión plagada de una sinceridad y una honestidad descarnadas. La ironía se la reservó para el título; ‘El amor del revés’ (Anagrama).

_MG_5073 bw2.jpg
Foto Sara Baquero Leyva

Seguir leyendo “Luisgé Martín: “Durante la Movida hubo personas como Almodóvar que podían haber abierto una línea a favor de los homosexuales, pero no se atrevieron””

Miqui Otero: “Las novelas sirven para explicar muchas formas de vivir la misma realidad”

Por Carlos Madrid (@carlosmartnez90)

La prosa de Miqui Otero nace y muere en Barcelona; se asienta en la ciudad para hacérsela cercana a los extraños, y natural a sus semejantes. Por eso, cuando en una noche no especialmente feliz contempló los focos que iluminaban su Barcelona lo tuvo claro; cimentaría una novela en la que los protagonistas serían esos haces de luz, esos ‘Rayos’ (BlackieBooks). Esos focos significaban la llegada del fin de semana, pero también una metáfora sobre la amistad: al margen del sentimiento, los Rayos (su grupo de amigos) estarían visibles de manera permanente. Además, esclarecían los contrastes existentes en la ciudad condal; aquellos lugares en los que la luz de los focos no llega, donde se vive al margen.

Miqui Otero RAYOS 11 fot Dani Canto.jpg
Foto Dani Cantó

Seguir leyendo “Miqui Otero: “Las novelas sirven para explicar muchas formas de vivir la misma realidad””

Javier Azpeitia: “Quería hablar de cómo es nuestra relación con los libros”

Por Elena Gómez (@elenitagn)

Javier Azpeitia (Madrid, 1962) saca brillo a su experiencia como editor para ahondar en los orígenes del libro como producto industrial. En ‘El impresor de Venecia’ (Tusquets) regresa a la ciudad mercantilista del Renacimiento donde el contenido es denostado en favor de la máquina en un mundo de técnicos cuyo objetivo era que resonaran los ducados en sus bolsillos. Realidad que no entiende de siglos y en la que la crisis del libro es vencida con la inmortalidad del papel y el romanticismo de los escribientes. Su protagonista es Aldo Manuzio, primer editor del mundo, reconocido a nivel general, desconocido a nivel nacional. A través de su desembarco en la ciudad de los canales contará los entresijos de las imprentas y la vida en Venecia en una época tan convulsa como la actual.

azpeitia2
Fotografía de Sara Baquero Leyva

Seguir leyendo “Javier Azpeitia: “Quería hablar de cómo es nuestra relación con los libros””

Antonio Lucas: “La poesía está necesariamente sometida a todos los vaivenes de la vida”

Por Telmo Avalle (@telmoavalle)

Es temprano, aunque puede que no tanto. Lo justo para comprobar que la calle –esta que sirve de andén de espera- presenta unas señales de madrugón que no se esfuerza en disimular. Cuando llega, el Antonio Lucas (Madrid, 1975) de 40 años no repara en que detrás lleva al poeta de veinte que quiso ser y fue.

Al principio, cuando Lucas tenía veinte años, todo estaba por estrenar. Entonces la vida se trataba de empezar una rebeldía íntima con larga melena de apache. Se trataba de construir un espacio a solas con las piedras de las palabras. Hoy es mirar, con el privilegio de la paciencia, a los acontecimientos que suceden en el siglo del ahora.

No llega uno a los 40 años como poeta sin sorprenderse de su traza de superviviente ni sin comprobar que el suelo ha quedado lleno de imágenes desalojadas del verso. Y aunque ambos siempre han pervivido en el hemisferio de la poesía, con el tiempo el casi adolescente que escribió el solemne “así de extraño, así de solo” ha sido aleccionado por el hombre que después de reflexionar durante veinte años responde: “y ya nunca se hará tarde. Y nunca más tan solo como ahora”.

Media vida después, el Lucas adulto vuelve a encontrarse con el Lucas niño –en-  ‘Fuera de sitio’ (Visor, 2016), que es donde siempre supieron estar.

_MG_0588 2
Fotografía de Sara Baquero Leyva

Seguir leyendo “Antonio Lucas: “La poesía está necesariamente sometida a todos los vaivenes de la vida””